jueves, 7 de noviembre de 2013

Queso de Valdeón, queso anticancerígeno

Los alimentos funcionales son aquellos alimentos elaborados no solo por sus características nutricionales sino para mejorar la salud y reducir el riesgo a contraer enfermedades de quien los come.

Hay un grupo de alimentos a los que llamamos funcionales que resultan de agregarles componentes biológicamente activos como antioxidantes, vitaminas, minerales o ácidos grasos. Hay otro grupo de estos alimentos cuyas características beneficiosas para la salud no provienen de ningún aditivo sino que los generan ellos mismos durante el proceso de elaboración, a través de las fermentaciones por ejemplo. A este segundo grupo pertenecen los quesos azules.


Y puestos a hablar de quesos yo os quería hablar de uno en concreto, el queso de Valdeón. Un queso azul que se produce en uno de los valles más bonitos y carismáticos de la provincia de León, centro neurálgico de los Picos de Europa, el valle de Valdeón. No voy a hablar aquí de su versatilidad en la cocina, es de sobra conocido su sabor fuerte y su textura blanda ideal para acompañar cualquier carne, os voy a hablar de la presencia en él de un conocido compuesto anticancerígeno, la Andrastina.

Las andrastinas son un grupo de compuestos (meroterpenoides) aislados en un hongo del género Penicillium allá en el año 1995 y muy lejos de Valdeón, en Tokio. En 2006 se descubrió que eran varias las especies de Penicillium que producian estas sustancias, entre ellos Penicillium roqueforti, una de las bacterias encargadas de la fermentación de los quesos azules. Conociendo esto, el instituto de biotecnología de León se lanzó ya no solo a determinar la concentración de andrastina en distintos tipos de quesos azules tanto de España como de fuera de nuestras fronteras sino a determinar también si el consumo moderado de estos quesos retardaría la aparición, ayudaría a palear o bloquearía el avance de distintos tipos de cáncer y aunque este segundo punto todavía esta en el aire, lo que está claro es que el queso de Valdeón contiene una media de 20 microgramos de sustancia anticancerígena por cada gramo de queso, una cantidad mucho mayor de la que contienen otros quesos azules de Dinamarca, Francia o España como el queso de Cabrales o el queso de Treviso.

Las andrastinas son un potente inhibidor de la enzima farnesiltransferasa (FTPasa) que se encuentra en la proteina oncogénica Ras, presente en el 50% de los casos de cáncer de colon y en más del 90% de los casos de cáncer de páncreas. La andrastina no deja que nuestras células cancerosas se dividan descontroladamente, ni permite tampoco que se desplacen y formen nuevos carcinomas en otras partes de nuestro cuerpo.

En un momento en el que se estima que un tercio de los procesos cancerígenos provienen de nuestra alimentación estudios como este vienen a arrojar luz sobre uno de los grandes retos que tiene la humanidad en este recién parido siglo XXI.

En fín, a comer queso de Valdeón.


No hay comentarios:

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails